[Comunicado] El Código Electoral: sin debate ni transparencia, una reforma llena de problemas


Ayer en la tarde el Senado de la República aprobó en último debate el proyecto de ley del nuevo
Código Electoral. Falta la conciliación entre Cámara y Senado para que la iniciativa pase a
revisión previa de la Corte Constitucional por tratarse de una ley estatutaria.
Las organizaciones firmantes advertimos que esta reforma al Código Electoral fue tramitada
de manera irregular en el Congreso, sin suficiente debate ni transparencia por cuenta del
mensaje de urgencia del gobierno, e incluyendo varios artículos preocupantes en al menos los
siguientes temas:

  1. Bajo el objetivo general de prevenir la violencia política, busca castigar expresiones
    críticas a partidos o movimientos políticos. Pretender que el buen nombre de un
    partido político prevalezca sobre la libertad de expresión y de prensa afecta la
    deliberación democrática y genera un entorno de censura. Los candidatos, las campañas
    y las elecciones deben estar sometidos al escrutinio público constante.
  2. Concedería una amplia competencia al Consejo Nacional Electoral (CNE) para
    investigar y sancionar a ciudadanos, por ejemplo, por una expresión que emitan a
    través de las redes sociales. Por un lado, los artículos son ambiguos; por el otro, el CNE
    no debería actuar como juez de ciudadanos particulares que no hacen parte de la
    contienda política.
  3. Determina la implementación del voto electrónico de afán, con una definición
    riesgosa que se aleja de los estándares de neutralidad necesarios, y que dificultará las
    garantías y controles para el proceso de evaluación y selección de la tecnología que se
    usará.
  4. Establece la obligación para las firmas encuestadoras de entregar al CNE datos
    georeferenciados y biográficos de los encuestados antes de publicar las encuestas, con
    lo cual se estarían exponiendo datos sensibles y reservados de ciudadanos que
    participaron en un ejercicio que es en esencia anónimo.
  5. Crea una excepción de seguridad nacional desproporcionada y arbitraria para todas
    las actividades que realice la Registraduría. Esto dificultaría el acceso a información
    pública del ente electoral –como gastos y procesos contractuales– cuya naturaleza no
    amerita una reserva generalizada de ese tipo.
    El nuevo Código Electoral incluye otras disposiciones cuestionables sobre provisión de cargos,
    aumento de gastos y facultades del registrador, entre otros. Tanto en estos puntos como en los
    mencionados, el proyecto se tramitó –como ya es costumbre– sobre el final de la legislatura y
    al filo de la medianoche, en medio de sesiones virtuales, votaciones suspendidas y
    proposiciones y artículos aprobados en bloque. Incluso, se registraron diferencias entre
    artículos aprobados y lo que finalmente fue publicado en las gacetas. Es decir: para crear las
    reglas de nuestra democracia, el Congreso se saltó las propias.
    La sociedad civil reitera su exigencia y derecho de hacer parte de estas discusiones en el
    Congreso. Las organizaciones firmantes exigen transparencia en el proceso de conciliación y
    que se modifiquen o eliminen los puntos mencionados en este comunicado, que consideramos
    inconstitucionales. En su momento, expondremos estas irregularidades de fondo y de trámite
    ante la Corte Constitucional para que proteja los derechos fundamentales y el proceso
    legislativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *